[003] Mejor que ayer, pero menos que mañana


Camarero: Buenas tardes, señor.


Uno: Esa será su opinión...

C: ¡Vaya!, parece que tenemos hoy un mal día.

U: Sí, los he tenido mejores.

C: ¿Qué vamos a tomar?... ¿Lo de siempre?

U: Yo, un café con leche y un vaso de agua y usted sólo un vaso de agua. A partir de ahí el resto se lo paga usted mismo.

C: Hacía mucho tiempo que no me invitaban a un vaso de agua en mi propio bar.

U: ¡La crisis, es lo que tiene!

C: Pues si me permite que se lo diga, en 12 años de servicio como camarero no había visto un carácter tan agrio como el que usted trae hoy.

U: No, no se lo permito.

C: (entre dientes) ¡Pues ya se lo he dicho!...

U: ¿Cómo dice?

C: Que aquí tiene su café. ¿Lo quiere con sacarina, como siempre?

U: Siempre lo tomo con sacarina y siempre lo tomaré...

C: Siempre es demasiado tiempo...

U: ¿Y a usted qué más le da?

C: Bueno..., es que cierro a las 12.

U: (hace una mueca como de una sonrisa).

C: ¿Son mis ojos o le he visto reir?

U: Puedo recomendarle un buen oculista...

(pausa)

C: Son ya muchos años tomando café aquí, ¿verdad?

U: ¿Qué quiere decir? ¿Es que le debo alguno?

C: No, qué va... me los ha pagado todos. Es que le he estado obervando... y cuando trae este humor de perros que trae hoy, tras tomarse su café, se le pasa y parece otra persona.

U: Oiga, su café es bueno, pero no tanto. No piense que tiene ese tipo de efectos sobre las personas...¿No creerá usted que va a salvar al mundo desde ahí, desde detrás de esa barra, simplemente sirviendo cafés?

C: Tome otro sorbo, señor... creo que ya le está cambiando el semblante.

U: Usted debe de haberse dado un golpe en la cabeza con la máquina del café o algo así...

C: Bueno, sí... cada camarero le damos nuestro "toque" personal a lo que hacemos. Y respecto a lo de salvar al mundo, ¿Quién sabe?... Al menos ahora, usted ya se siente mejor ¿No?

U: Solo siento haber entrado aquí esta tarde.

C: ¡Oh, vamos! ¿No querrá a hacerme creer que no le ha gustado lo que ha tomado?

U: ¡Pscheeee!... No estaba mal... Alguna de las palabras de su conversación no se ha disuelto bien en mi café y me las he tenido que tragar enteras...

C: Si no le ha gustado el café no tiene por qué volver.

U: (poniendo una moneda sobre el mostrador) No intente decirme lo que tengo que hacer.

C: ¿Hasta mañana, entonces?

U: ... volveré sólo para ver si puede mejorar el café que ha puesto hoy.

C: ¡Ajá! Eso significa que el de hoy ha sido mejor que el de ayer, ¿no es así?... ¡Vamos, admítalo!... responda, ¿no es así?

U: ... Hasta mañana.

C: Mañana va usted a tomar el mejor café que he preparado nunca.

U: ¿Y por qué motivo?

C: Mañana tendré más experiencia como camarero de la que he tenido hoy.

U: Está loco.

C: Y mañana más...

Publicar un comentario